Amar es servir

Dom Isaac Totorica Izaguirre entregó su alma al Señor el pasado 28 de julio de 2020, tras padecer un agresivo cáncer de riñón  del que no pudo recuperarse tras ser intervenido quirúrgicamente.

 

La consternación, dolor y aflicción de la comunidad contrasta con la convicción de que su regreso a la casa del Padre y el inestimable ejemplo de sacrificio y entrega deja una profunda huella en sus hermanos, familia y amigos.

 

“Amar es servir, comentaba con frecuencia a sus novicios, dando él testimonio cada día de la caridad cisterciense.

Natural de Ermua (Bizkaia) tomó el hábito de novicio en 1993 y tras una prolongada estancia en el Monasterio de Zenarruza, fue ordenado sacerdote en 2007. Desde finales de 2009 ejercía el cargo de Abad en el monasterio de La Oliva.       


El P. Isaac Totorica Izaguirre

Nació en Ermua (Vizcaya) el 3 de junio de 1961

 

Ingresó en La Oliva a través de Zenarruza el 14 de marzo de 1993

Comenzó el noviciado el 15 de agosto de 1993

 

Fue a Zenarruza en 1994

Hizo su profesión simple el 15 de agosto de 1995

Hizo su profesión solemne el 31 de julio de 1998

 

Fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 2007

Fue elegido prior titular de Zenarruza el 8 de enero de 2009

Fue elegido abad de La Oliva el 15 de diciembre de 2009

 

Rogamos una oración por su eterno descanso y nos acogemos a su intercesión.

 

 

Los hermanos de Ntra. Sra. De La Oliva



Isaac, te han llamado en un vuelo de viento claro

más allá de las estrellas, hacia el infinito.

 

Has partido hacia la tierra de los buenos y de los justos,

pero te veo en la viña que madura acompasada a tu sonrisa.

 

Te siento en el rincón orante de tu corazón,

te oigo en el canto nocturno que anuncia la mañana,

eres memoria en la vida que nos has dejado

y un abrazo de esperanza lleno de recuerdos.

 

Estás tan cerca, y tan lejos,

tu huida nos ha vaciado, y hoy nos invade tu silencio.

 

En ese silencio te dejamos junto a Dios

para decirte, que reposarás en la cálida tarde

primaveral de nuestros corazones.

 

Y que cada uno de nosotros guardamos:

 

En la memoria, tu sonrisa.

En la memoria, tus ojos.

En la memoria, tus gestos.

En la memoria, tu fe.

En la memoria tu canto.

En la memoria, tu abrazo……

 

En el recuerdo por siempre y para siempre.


Siguiendo las recomendaciones políticas, sanitarias y religiosas, ante el aumento de contagios por coronavirus durante el mes de julio, la hospedería del monasterio continuará cerrada hasta nuevo aviso. Rogamos disculpen no poder atender a las reservas durante las próximas semanas.

 

Si desea adquirir nuestro vino y otros productos monásticos puede visitar nuestra tienda siguiendo siempre los protocolos exigidos por las autoridades competentes.

 

Agradecemos su atención y conformidad ante la situación preventiva por el COVID-19

 

25 de julio, solemnidad de Santiago Apóstol